• : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • : Function ereg() is deprecated in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/includes/file.inc on line 645.
  • warning: strftime(): It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected the timezone 'UTC' for now, but please set date.timezone to select your timezone. in /srv/vhost/ptgn.net/home/html/themes/ptgn/flexinode_timestamp.tpl.php on line 9.

Náufragos en terra.

A falta de traballo, os ERE e as débedas dos estaleiros afogan a 300 industrias auxiliares dun sector básico da economía galega.

La industria auxiliar del Naval en Galicia vive momentos difíciles. En apenas 15 meses el sector ha perdido casi 5.000 trabajadores, al pasar de los 12.191 que había en enero de 2010 a 7.300 en marzo de este año, según datos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime). Tras el buen momento que vivió el Naval entre los años 2006 y 2008, la caída en las carteras de pedidos originada por la crisis internacional está poniendo ahora en serias dificultades a los grandes astilleros y a las empresas que dependen de ellos. A la falta de actividad en el sector se han unido las deudas por trabajos ya realizados. La situación empieza a ser desesperada para las 300 pequeñas empresas que tienen pendientes de cobro un total de 19 millones de euros de Factoría Naval de Marín, y que esta misma semana han visto por fin un rayo de luz al desbloquearse la tramitación de los pagarés. La deuda inicial era de 57 millones y, tras renunciar a otros 19 en el plan de viabilidad, los proveedores habían cobrado la mitad el pasado verano. El cobro de los 19 millones restantes estaba bloqueado tras el desmarque de Bankia del acuerdo de refinanciación de la deuda suscrito en su día por Bancaja, lo que ha obligado a una intervención del Igape. Ahora, Novacaixagalicia ha dado luz verde a la tramitación de los pagarés, en dos plazos, tras haber cerrado la empresa de Marín el traslado del buque sísmico de la armadora Esvagst al astillero vigués Armón. Esvagst ha concedido una prórroga de tres meses en la fecha de entrega del buque, que tendrá que realizarse en el primer trimestre de 2012. Las empresas auxiliares afectadas por la deuda de Factoría Naval podrán así utilizar los pagarés para avalar los créditos. Factoría Naval no es el único astillero gallego que tiene deudas con la industria auxiliar: Vulcano debe 5,7 millones de euros a 105 empresas auxiliares de toda Galicia. La falta de actividad en los astilleros se refleja de una forma clara en las plantillas de las industrias auxiliares, que en poco más de un año han pasado de tener una media de 40 empleados a contar con 24 trabajadores como promedio. Al mismo tiempo, muchas de esas empresas se han visto obligadas a solicitar un Expediente de Regulación de Empleo, afectando a un total de 882 trabajadores. Los ERE no solo afectan a las empresas auxiliares, también los grandes astilleros han tenido que recurrir a ellos; es el caso de Factoría Naval y Vulcano, que se encuentran en concurso de acreedores. Peor fue el caso de M. Cíes, que se vio obligado a desaparecer. La facturación de la industria auxiliar durante el año 2010 superó los 876 millones de euros y en los últimos 18 meses ha registrado unas caídas de aproximadamente un 40%. El conjunto del sector naval en Galicia lo forman nueve astilleros (uno de ellos público) y 298 empresas de la industria auxiliar. Según datos de Asime, esta cifra supone el 7% de las empresas industriales metalúrgicas y el 2% del total de empresas de la industria y servicios del metal en la Comunidad, así como el 5,7% del valor añadido bruto de la industria manufacturera. Aunque Galicia lidera el ránking nacional de la construcción naval, reflejado en las unidades de CGT–Compensated Gross Tonnage (medida de capacidad de cada barco) de la cartera de pedidos, en los últimos años ha visto reducida su hegemonía: mientras que en 2009 los astilleros gallegos tenían en su cartera un 46% del total de CGT contratados en los astilleros españoles, a finales de 2010 el porcentaje había bajado al 41 %. Además, en el año 2010 Galicia logró sólo 6 de los 25 contratos conseguidos a nivel nacional y que apenas suponen el 30% de CGT contratadas. Mientras, la Comunidad Valenciana se hizo con 8 de los nuevos pedidos y el País Vasco, con 10. Actividad estratégica Para hacer frente a la situación de crisis del sector, todos coinciden en señalar la necesidad de una estrategia común basada en el alto contenido tecnológico y la diversificación. Enrique Mallón, portavoz de Asime, apunta en este sentido que "se necesita un decidido apoyo al naval en general, por su alto valor tecnológico y por tratarse de una actividad estratégica para la práctica totalidad de los países desarrollados y/o emergentes (Brasil, Rusia, China, India, Alemania…). Pero añade que "también es importante apostar de forma clara por la reparación naval, ámbito en el que contamos con los mejores profesionales del mundo". José Domínguez, presidente del cluster gallego del Naval y director general financiero de Vulcano, atribuye la situación que vive el sector a la crisis económica internacional, que "ha provocado la reducción de la cartera de pedidos y la falta de reposición de buques contratados. No es solo un problema de Galicia o de España; es una situación que se vive en todo el mundo como consecuencia de la crisis económica internacional". En su opinión, la delicada situación de las industrias auxiliares se debe "no al tema de los impagos, sino a la falta de trabajo de los astilleros. El problema es la falta de actividad del sector, y por eso es necesario conseguir nuevas contrataciones; lo único que nos va a sacar de esta situación es la carga de trabajo. Pero para eso, la maquinaria debe estar preparada". Julio Gómez, presidente de Asime, entiende que la construcción naval de Galicia remontará el vuelo, pero para ello "es necesario solucionar el problema de la financiación, que sigue provocando serias dificultades en esta industria". También apunta a otros factores, que influyen en el sector, como un precio aceptable del petróleo, al tiempo que, recuerda que, en general, se necesita "una reactivación de la economía y del ritmo industrial a nivel mundial". También los sindicatos ven imprescindible resolver cuanto antes el problema de la financiación. Según explica la CIG, hasta ahora los astilleros gallegos habían mantenido su actividad por los contratos que habían obtenido en años anteriores, pero ahora la situación es dramática. "Los problemas de financiación afectan de una manera especial al naval, pues para construir un barco hacen falta cientos de millones, una cantidad de dinero muy superior a la de otro tipo de actividades, y se necesita contar con avales", refiere César Rodríguez, responsable del Naval de CIG. En opinión del sindicato nacionalista, es necesario habilitar una línea especial de avales que permita garantizar la viabilidad económica de las empresas y evitar de esa forma los despidos precipitados. También reclama a la Unión Europea medidas temporales que permitan al sector superar la crisis actual. "Sería gravísimo –concluye César Rodríguez– que un sector como este, con más de cien años de existencia en Galicia, desapareciese dejando en la calle a un elevado número de trabajadores muy cualificados". Y junto con la financiación, un modelo claro y apoyado por todos. Para Diego Atanes, secretario del Metal de UGT-Vigo, "la crisis económica internacional se ha sumado a la crisis cíclica del sector y además a la falta de financiación. Para salir de esta situación es necesario aunar esfuerzos, sinergias de trabajo, y que las administraciones públicas apadrinen un modelo de política industrial para el sector". "Hay que seguir potenciando el desarrollo tecnológico que hemos adquirido en Galicia. Y a ello hay que sumar algún tipo de instrumento que colabore a que las empresas auxiliares tengan una mayor participación en el proceso de construcción del barco; es decir, deben implicarse más para entregar los trabajos en tiempo y plazo con la calidad adecuada, porque en este sector hay muchos intereses en juego. Además las industrias auxiliares deberían tener unas plantillas más amplias". Valor añadido Jorge González Gurriarán, catedrático de Economía de la Empresa jubilado y ex director general de Vulcano, cree que hay varios factores que explican la crisis del sector naval en Galicia. Por una parte, la crisis general global ha repercutido en el comercio y el transporte. "Si a ello le añadimos –comenta– el encarecimiento de los combustibles y la competencia de una serie de países que ofrecen una relación precio/calidad igual o mejor a la de Galicia, tenemos una radiografía de la actual situación, caracterizada por la caída de la demanda y el aumento de la oferta". En cuanto a valor añadido, González Gurriarán comenta que "el sector naval de Vigo se mantiene igual que hace 40 años; no ha crecido "aguas arriba". Es decir, los componentes y equipos más importantes no se fabrican en Galicia; aquí lo único que se hace son trabajos de montaje, carpintería y aislamiento. Nos falta incrementar el valor añadido "aguas arriba" para ser competitivos". Especialización Por otra parte, el catedrático de Economía considera un "gran error" que cuando se adelgazaron las plantillas de los astilleros no se crearan "empresas muy tecnificadas con la ayuda de los propios astilleros. En vez de eso, salvo alguna excepción, se crearon empresas auxiliares de mano de obra pura y dura. Hay alguna, eso sí, que se ha especializado en componentes y trabaja también para las eólicas". En resumen, Gurriarán señala que el gran reto del sector naval gallego "está en crecer aguas arriba, en aportar más valor añadido para transformar el naval clásico e otro propio de los países más desarrollados. Hay que apostar por un sector naval moderno y no por el naval de China o de Brasil, países con los que no podemos competir por sus bajos costes". El presidente del cluster gallego del Naval, José Domínguez, cree, sin embargo, que en Galicia ya existe ese valor añadido en la construcción naval. Y cita los casos de empresas auxiliares que cuentan con fábricas propias y que prefabrican diversas instalaciones, como sucede con los cuartos de baño de los buques que fabrica una empresa de Vigo. "La cuestión es que ahora hay un problema grave de financiación en España, aunque no sólo en nuestro país, porque el crédito no fluye de manera alegre en ningún sitio. Dificultades que antes se superaban con más facilidad, ahora cuestan mucho más". Destaca Domínguez la tremenda especialización de los trabajadores del naval, un trabajo "especialmente exigente, y de ahí que existan diversos protocolos y supervisiones para garantizar su calidad. Y esa profesionalidad tan alta de las empresas auxiliares no se puede improvisar, por eso es necesaria su supervivencia. Me parece muy acertada la iniciativa de la Consellería de Traballo de apostar por la formación de los trabajadores". Respecto al futuro del sector, el director general financiero de Vulcano cree que debe seguir pasando por aportar valor añadido a nuestros productos, en una línea que ya se inició hace años. "El sector naval ha hecho los deberes –comenta– y hay que seguir en esa línea; eso es lo que nos permitirá salir de esta situación, porque no podemos competir en el bajo coste con otros países". Fonte: Faro de Vigo.